Comunicación asertiva

Es una forma de comunicación en la que expresamos nuestras ideas, pensamientos, preferencias u opiniones, de forma clara, firme y honesta, sin agredir a la otra persona.

La asertividad se asocia al reconocimiento de los derechos humanos básicos, fomenta a través de nuestra comunicación, el respeto por nosotros mismos, lo que contribuye de manera directa a conservar nuestra propia autoestima. La observancia de estos mismos derechos en en el otro da lugar también al fomento del respeto hacia él, dado que en ningún caso agedimos esos mismos derechos. Todo ello contribuye a generar relaciones interpersonales positivas basada en la confianza y satisfacción de ambas partes.

Los derechos que ambas partes tienen dentro de la comunicación y que deben ser siempre observados dentro de la comunicación son los siguientes:

Derecho a ser escuchado.

Derecho a tener mis opiniones y cambiarlas.

Derecho a equivocarme.

Derecho a decir no.

      Derecho a expresar una crítica y a protestar por un trato injusto.

Derecho a pedir una aclaración.

Derecho a intentar cambiar lo que no me satisface.

Derecho a ignorar los consejos de los demás, a no justificarme ante los demás.

Derecho a ser tratado con dignidad.

Derecho a tener mis propias necesidades y que sean tan importantes como las de los demás.

Derecho a experimentar y expresar mis propios sentimientos, así como a ser mi único juez.

Derecho a decidir qué hacer con mi cuerpo, tiempo, y propiedad.

Derecho a hacer cualquier cosa, mientras no vulnere los derechos de otra persona.

 

Últimas entradas

Dejar un comentario